El galardón reconoce la labor del Consejo General de la Abogacía y de Unicef España por la elaboración de un informe sobre menores inmigrantes

El decano del Colegio de Abogados de Huelva , Juan José Domínguez, ha recogido este lunes en una gala celebrada en el Gran Teatro de Huelva uno de los premios especiales a la sociedad onubense que ha otorgado el Colegio de Arquitectos de Huelva (COAH) durante la semana de la arquitectura que se está celebrando entre el 27 de septiembre y el 6 de octubre.

El Premio especial COAH 2018 en la categoría de Ordenamiento Jurídico valora la labor continuada de servicio en defensa de la transparencia y equidad, fomento de la participación ciudadana, la protección del ejercicio profesional, el cumplimiento de los derechos sociales, y la prevención y lucha por el respeto al ordenamiento jurídico vigente, los derechos individuales y colectivos relacionados con el hábitat humano, materias de alojamiento vivienda e infraestructuras urbanas básicas para la vida. Una serie de derechos fundamentales, como la protección y el cobijo, la necesidad de agua potable y alimento, la mediación para la asistencia sanitaria, la mejora del acceso al alojamiento digno y la vivienda, así como el fomento de su integración social con el resto de la población.

El galardón se ha personalizado en el Consejo General de la Abogacía Española y Unicef España por la elaboración conjunta del informe: “Ni ilegales ni invisibles: niños extranjeros en España”.

Juan José Domínguez, que ha estado acompañado por el diputado quinto de la Junta de Gobierno del colegio, Antonio Bernal, ha agradecido este premio que ha sido entregado por la presidenta del Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Arquitectos, Noemí Sanchís y que también ha sido recogido por parte de Unicef por el delegado del Comité de Andalucía en Huelva José García.

El informe “Ni ilegales ni invisibles: realidad jurídica y social de los menores extranjeros en España” analiza la situación de los niños y niñas que se han visto afectados por los procesos migratorios en España. Algunos de estos niños son hijos de inmigrantes, mientras que otros han dejado sus hogares atrás para emigrar a España, a veces sin la protección de su familia. En ambos casos, forman parte de una realidad creciente “frente a la que no se puede mirar a otro lado” han comentado Domínguez.

Este informe aboga por hacer más efectiva la coordinación interterritorial y entre instituciones en materia de menores inmigrantes. En cuanto a la protección del menor, aboga por la revisión de los precedimientos de tutela, repatriación y de autorización de residencia temporal.

También exige que la asistencia letrada se garantice en cualquier procedimiento que conduzca a tomar una decisión que afecte de manera directa a los intereses personales de estos menores.